mapaNuestra ubicación en  mapas
           

module positions

Iglesia de San José de Bayandel.

CREACIÓN ECLESIÁSTICA

La parroquia eclesiástica de Bayandel está ubicada dentro del cantón Déleg, de la provincia del Cañar, con una población que fluctúa, por el fenómeno migratorio, entre 700 y 750 habitantes aproximadamente. De las siete comunidades (Puchuela Loma, Quillorumi, Dutasay, Virgen de los Remedios, la Colina, san Pedro y Surampalti – Buena Esperanza) que conforman esta parroquia, el centro de Bayandel tiene el mayor número de habitantes. Bayandel aún no es parroquia civil. Es por ello que no hay archivos civiles relacionados a esta joven parroquia, creada el 19 de febrero del año del Señor 2009, por el Exc. Mons. Carlos Aníbal Altamirano, quien nombró como primer párroco al M.R.P. César Morejón Gómez. Monseñor Carlos Altamirano, en mutuo acuerdo con el P. Carlos Quinteros y el P. César Morejón, ha dividido la parroquia de san Bartolomé de Déleg para servir más y mejor al Pueblo santo de Dios.

El P. César Morejón, primer párroco de esta jurisdicción eclesiástica, ha entregado la parroquia a Mons. Carlos Altamirano y al Canciller P. Jorge Escobar con los adelantos concernientes al convento parroquial, los jardines del convento, la Cruz gloriosa y más todavía con los perfeccionamientos de la instalación técnica de la luz para iglesia y convento, las alarmas en la iglesia y el portero eléctrico en el convento; pero, sobre todo, se destaca dentro del templo el imponente Calvario, que es una reliquia preciosa de esta iglesia parroquial.

En esta parroquia eclesiástica sobresalen “Los Coros Virgen de la Nube”, concretamente en el centro de Bayandel, Surampalti - Buena Esperanza, La Colina, Virgen de los Remedios y Dutasay: Los Coros han promovido la fe y la devoción a la imagen de la Santísima Virgen de la Nube gracias al asesoramiento y acompañamiento espiritual de los frailes franciscanos.

Patrono

SanJoseBayandel

San José de Bayandel

Las festividades patronales de San José son celebradas el 19 de marzo, en estas festividades no pueden faltar las solemnes vísperas, las mismas que luego de la santa misa iluminan el cielo de Bayandel y todas las comunidades de la parroquia.

Párroco:

Rvdo. P. Edwin González 

 DNK 9719
Iglesia Central Bayandel
Iglesia Central Bayandel
Iglesia de Bayas
Iglesia de Bayas
Iglesia Matriz de Biblián
Iglesia Matriz de Biblián
Iglesia de Borrero
Iglesia de Borrero
Iglesia Catedral de Azogues
Iglesia Catedral de Azogues
Iglesia de Cojitambo
Iglesia de Cojitambo
Iglesia de Déleg
Iglesia de Déleg
Iglesia de Guapán
Iglesia de Guapán
Iglesia de Javier Loyola
Iglesia de Javier Loyola
Iglesia de la Dolorosa
Iglesia de la Dolorosa
Iglesia de Nazón
Iglesia de Nazón
Iglesia de Pindilig
Iglesia de Pindilig
Iglesia de Zhoray
Iglesia de Zhoray
Iglesia de San Marcos
Iglesia de San Marcos
Iglesia de San Miguel
Iglesia de San Miguel
Iglesia de Solano
Iglesia de Solano
Iglesia de Taday
Iglesia de Taday

Próximos Eventos

Capilla Episcopal

  • Misa por los migrantes, todos los miércoles a las 16h30 (4:30 p.m.).

 

Parroquia La Catedral de Azogues

  • Todos los días desde las 7h00 a 19h00 Exposiciíon y Adoración al Santísimo Sacramento en su capilla.
  • Rosario de la Aurora el primer sábado de cada mes, por las calles de la ciudad: 5h00 (5:00 a.m.) y a continuación la Santa Misa. 
  • Misa por el Rvdo. Padre Armando Fajardo, el primer martes de cada mes a las 15h00 (3:00 p.m.).
  • Misa del jueves Eucarístico y Sacerdotal a partir de las 11h00 (11:00 a.m.).
  • Misas del Niño Manuelito: el segundo domingo de cada mes a las 11h00 (11:00 a.m.); y todos los lunes a las 19h00 (7:00 p.m.).
  • Misa del Movimiento Juan XXIII, los miercoles a las 19h00 (7:00 p.m.).
  • Misa del Movimiento Carismático Católico, los jueves a las 19h00 (7:00 pm).
  • De martes a sábado los sacerdotes de la parroquia atienden a los fieles en el sacramento de la confesión en la mañana y en la tarde. 

Nos puedes seguir en 

www.radiocatedralazogues.com

Catecismo

CATECISMO111

Santo del día

junio3

Acceso de Usuarios

descarga nuestra app

o de click Aquí

  Mons. Oswaldo Vintimilla 

V Obispo de la Diócesis de Azogues

 

 

 

 

SÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO A

 

En una sociedad utilitarista y de comercio, como es la nuestra, las cosas sólo parecen tener sentido si responden satisfactoriamente a preguntas como "¿qué saco yo con esto?" o "¿para qué sirve esto?" Lo gratuito es difícilmente comprendido.
La amistad, el juego, la fiesta, Dios, e incluso el amor, se pretende que respondan a esta especie de cuestionario obligatorio. Si no tuviesen respuesta, habría que modificar esa vivencia hasta lograrla. Sólo se legitima la existencia de lo útil o lo provechoso. Las cosas gratuitas se identifican a las que no tienen sentido, a lo absurdo. Y sentido tiene hoy lo que sirve para mi mejora material. El calificativo "amigo", por ejemplo, ha venido a significar cualquier relación, por superficial que sea, con tal que exista la posibilidad de necesitar la ayuda de esa persona. Ya no tiene lugar aquello de "compañero y, sin embargo, amigo". La amistad se convierte en agarradero para subir en la vida. El supuesto amigo debe tener amigos que, con sus recomendaciones y enchufes, faciliten su labor escaladora. Asimismo, la fiesta se convierte en mera vacación o en motivo de atracción turística. El amor sirve para tener hijos o satisfacciones de diverso tipo. El deporte se convierte en trabajo (¿Hay algo más contradictorio que hablar de un "deportista profesional"?). Todo debe servir para algo. Y no es que a las realidades antes citadas no se les pueda encontrar una finalidad, pero lo cierto es que no se definen por ello, no son instrumentales.
Sin embargo, sin comprender lo gratuito, lo que no lleva consigo una contraprestación, es imposible entender mínimamente lo que puede significar el amor que Dios nos tiene o el que se nos pide que tengamos a los demás, incluso a los enemigos. Con el amor o con Dios no se comercia, ni siquiera honradamente, como hacían los fariseos. Dios y su actuar son gracia. Múltiples los pasajes del A.T. en los que se expresa la idea de que el amor que Dios tiene a su pueblo es absolutamente inmerecido.