mapaNuestra ubicación en  mapas
           

module positions

Iglesia de San Alfonso de Cojitambo.

CREACIÓN ECLESIÁSTICA

Como parroquia eclesiástica, los moradores motivados por los logros alcanzados hasta la fecha de la creación como parroquia civil y en su anhelo de proyectar a Cojitambo hacia el desarrollo económico, social y espiritual, sintieron la necesidad de contar con un guía Espiritual. Solicitan al prelado Diocesano de Cuenca se nombre parroquia Eclesiástica.

En septiembre de 1908 es firmado el decreto de creación, se designó como su patrono a San Alfonso María de Ligorio, por motivo de que la parroquia se encontraba limitada con la hacienda San Agustín, propiedad de los padres Redentoristas, y a causa de la devoción que se le profesaba a este Santo por parte de los moradores.

Fue designado como primer Párroco el Padre Eulogio Astudillo Cordero, quien llegó a la parroquia el 1 de enero de 1909, nativo de la parroquia Déleg. El 2 de mayo 1919, fallece el Padre Eulogio Astudillo,

El 2 de junio del mismo año fue nombrado el Padre Víctor Antonio Lemus, nativo de Cuenca, permaneció en la parroquia hasta el 2 de enero de 1926, fundo la congregación de las "Hijas de María" y del "Sagrado Corazón de Jesús”. El 20 de enero de 1926 es nombrado párroco el Padre Tomás Antonio Rodríguez, construyó el convento parroquial, y permaneció en la parroquia hasta principios de 1933.

Padre Carlos Domínguez Tapia, asume la parroquia el 20 de abril de 1933, concibió la idea de levantar un santuario en la cima del Cojitambo, donde debía venerarse a Santa Teresa del niño Jesús, con esta finalidad hizo construir un camino en forma de Vía Crucis por el frente oriental del cerro, dejó la parroquia el 13 de abril de 1936. Murió el Lima (Perú), el 14 de abril de 1956.

El Padre Rosendo E. Suárez, estuvo al servicio de esta parroquia, desde el 20 de abril de 1936, hasta septiembre de 1951. El 25 de septiembre de 1951, es nombrado párroco el Padre Alberto Gabriel Sánchez Luna, nacido en Charasol (Borrero), el 13 de octubre de 1915. En su tarea Evangelizadora trabajó para moralizar la parroquia en todos los aspectos; se ha distinguido siempre en la enseñanza del catecismo a la niñez, fortaleció la vida espiritual.

El 17 de julio de 1993 es nombrado párroco el Padre Néstor Gómez Salazar oriundo de la ciudad de Cuenca. Se preocupó de la obra espiritual y material construyendo la casa conventual, el salón Parroquial para las reuniones del pueblo, las aulas de la catequesis y se realiza la compra del vehículo de la Parroquia, estuvo como Párroco hasta el 18 de Septiembre del 2012.

El 19 de Septiembre de 2012 es nombrado párroco el Padre Víctor Manuel Toapanta, quien permaneció hasta el 19 de Diciembre del 2015, fue un sacerdote muy carismático pues atraía a muchas personas, quienes acudían a participar de sus Eucaristías, lo que mejoraba el aspecto económico de la Parroquia. En lo material se preocupó de mejorar la iluminación interna de la Iglesia, cambio completamente el sonido, así como obras de infraestructura.

Desde diciembre de 2015 hasta Marzo de 2017 estuvo como Párroco encargado el P. Felipe Montero, Párroco de La Dolorosa de la ciudad de Azogues.

El 11 de Marzo del 2017 Mons. Oswaldo Vintimilla Cabrera nombro párroco al Padre Daniel Monar Paredes. Quien es continuador de la obra evangelizadora de los anteriores sacerdotes.

Patrono

SanAlfonsoCojitambo

San Alfonso de Cojitambo.

Párroco:

Rvdo. P. Daniel Monard 

 DNK 9736
Iglesia Central Bayandel
Iglesia Central Bayandel
Iglesia de Bayas
Iglesia de Bayas
Iglesia Matriz de Biblián
Iglesia Matriz de Biblián
Iglesia de Borrero
Iglesia de Borrero
Iglesia Catedral de Azogues
Iglesia Catedral de Azogues
Iglesia de Cojitambo
Iglesia de Cojitambo
Iglesia de Déleg
Iglesia de Déleg
Iglesia de Guapán
Iglesia de Guapán
Iglesia de Javier Loyola
Iglesia de Javier Loyola
Iglesia de la Dolorosa
Iglesia de la Dolorosa
Iglesia de Nazón
Iglesia de Nazón
Iglesia de Pindilig
Iglesia de Pindilig
Iglesia de Zhoray
Iglesia de Zhoray
Iglesia de San Marcos
Iglesia de San Marcos
Iglesia de San Miguel
Iglesia de San Miguel
Iglesia de Solano
Iglesia de Solano
Iglesia de Taday
Iglesia de Taday
Iglesia de Bayandel
Iglesia de Bayandel

Sobrevuelo en la Provincia del Cañar del Niño Manuelito

Próximos Eventos

Capilla Episcopal

  • Misa por los migrantes, todos los miércoles a las 16h30 (4:30 p.m.).

 

Parroquia La Catedral de Azogues

  • Todos los días desde las 7h00 a 19h00 Exposiciíon y Adoración al Santísimo Sacramento en su capilla.
  • Rosario de la Aurora el primer sábado de cada mes, por las calles de la ciudad: 5h00 (5:00 a.m.) y a continuación la Santa Misa. 
  • Misa por el Rvdo. Padre Armando Fajardo, el primer martes de cada mes a las 15h00 (3:00 p.m.).
  • Misa del jueves Eucarístico y Sacerdotal a partir de las 11h00 (11:00 a.m.).
  • Misas del Niño Manuelito: el segundo domingo de cada mes a las 11h00 (11:00 a.m.); y todos los lunes a las 19h00 (7:00 p.m.).
  • Misa del Movimiento Juan XXIII, los miercoles a las 19h00 (7:00 p.m.).
  • Misa del Movimiento Carismático Católico, los jueves a las 19h00 (7:00 pm).
  • De martes a sábado los sacerdotes de la parroquia atienden a los fieles en el sacramento de la confesión en la mañana y en la tarde. 

Nos puedes seguir en 

www.radiocatedralazogues.com

Sistema "Sacramentos-DA"

A continuacion presentamos el Sistema "SAcramentos-DA" el cual permite:

  • Gestionar la información de los fieles que han recibido el/los sacramentos en la Diócesis de Azogues.
  • Gestionar, consultar y/o agendar certificados de los sacramentos que se han efectuado en la jurisdicción de la Diócesis.

WhatsApp Image 2020 12 03 at 23.59.23

En el siguiente link se direcciona al sistema:

Ir a Sacramentos-DA

 

Catecismo

CATECISMO113

Santo del día

11

 

Acceso de Usuarios

descarga nuestra app

o de click Aquí

  Mons. Oswaldo Vintimilla 

V Obispo de la Diócesis de Azogues

 

 

 

 

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO, CICLO B 

Las lecturas que acabamos de escuchar en este segundo domingo de adviento, contienen una serie de fases relativas a lo que podríamos llamar la "utopía" cristiana, es decir, el proyecto de un mundo mejor, en que desaparezcan los aspectos negativos del mundo actual. Vale la pena, por tanto, que la homilía de hoy la centremos en el análisis de las características esenciales de esa esperanza cristiana en unos tiempos utópicos, y en las consecuencias prácticas que tal esperanza conlleva.

Fijémonos, sobre todo, en dos de los textos que hemos escuchado. El primero, en la lectura, sacada de una de las cartas de san Pedro: "Nosotros, confiados en la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva en que habite la justicia". El segundo, en el salmo responsorial "La misericordia y la fidelidad se encuentran, la justicia y la paz se besan; la fidelidad brota de la tierra, y la justicia mira desde el cielo".

A través de estos dos textos nos damos cuenta de que es propio de la actitud del cristiano esperar unos tiempos utópicos, descritos como "un cielo nuevo y una tierra nueva", y como un triunfo definitivo del amor, la paz y la justicia. Pero es muy importante que tengamos presente de qué clase de utopía se trata, porque lo que llamamos "utopías" (literalmente: situaciones que no se dan en "ninguna parte") tiene el peligro de provocar dos reacciones contrarias: o bien suscita una reacción de violencia revolucionaria, si la gente cree que hay que poseer ahora mismo el mundo ideal y perfecto soñado en la utopía; o bien provocar una reacción de escapismo alienante, que todo lo deja para "un más allá" que no tiene nada que ver con nuestro mundo.

A lo largo de la historia, los cristianos hemos caído en una u otra de esas dos reacciones contrarias, aunque más bien nos hemos dejado dominar por la segunda, es decir, por la creencia de que todo esto tan bonito que esperamos no es para tenerlo ya en este mundo, sino que todo ha de quedar diferido a lo que se suele llamar "el otro mundo". La verdadera utopía cristiana, en cambio, intenta superar ambos escollos, trascendiéndolos. Por una parte, cree que el mundo mejor lo tenemos ya al alcance, porque en Cristo se ha realizado la máxima perfección humana. Pero, por otro lado, sabe que debemos hacer y rehacer día a día la incorporación de todas las personas a la obra de salvación que Cristo nos ha ganado y nos ofrece. Según una expresión usada por la teología actual, el cristiano sabe que "ya" tiene ahora la realidad de la utopía, pero "todavía no" la posee en plenitud. Como dice la constitución "Lumen gentium" (n. 48) del Vat. II: "La plenitud de los tiempos ha llegado hasta nosotros y la renovación del mundo está irrevocablemente decretada y empieza a realizarse en cierto modo en el siglo presente, ya que la Iglesia aún en la tierra se reviste de una verdadera si bien imperfecta santidad".

.