mapaNuestra ubicación en  mapas
           

IglesiaNubeTroncal

Iglesia Nuestra Señora de la Nube de la Troncal.

CREACIÓN ECLESIÁSTICA

Con la llegada del P. Remigio Romero como párroco de San Pablo en el año 1983, el templo del anejo Nuestra Señora de la Nube, avanza firmemente con su empeño y dedicación, hasta que el día 08 de Junio de 1994 Monseñor Clímaco Jacinto Zaraús Carrillo, tercer Obispo de Azogues, desmembra de la parroquia San Pablo el Territorio de Nuestra Señora de la Nube para crear AD EXPERIMENTUM la Parroquia de Nuestra Señora de la Nube. A fin de organizarla en el aspecto jurídico y pastoral, nombra de párroco interino al P. Remigio Romero Mogrovejo, quien toma posesión en presencia del Vicario General P. Gonzalo León y Arévalo el día Domingo 12 de Junio a las 10 de la mañana en presencia del Pueblo reunido en Celebración Eucarística.

La devoción a Nuestra Señora de la Nube fue impulsada por Mons. Remigio Romero, quien trabajó incansablemente en la construcción del templo, la casa parroquial, y aulas de catequesis. Se construye el retablo del templo en pan de oro, el mismo que fue sustituido por un retablo de mármol, obra dirigida por el P. Polivio Carrasco, párroco de ese entonces.

En el territorio de la parroquia Virgen de la Nube, están siete capillas, todas ellas construidas por impulso del P. Remigio Romero:

1. El Anejo de San José, su patrono San José.
2. La comunidad Luz de América con su patrona Nuestra Señora de la Nube.
3. Comunidad Durán Pastor, con su patrona Nuestra Señora del Cisne.
4. La comunidad Virgen del Carmen, su patrona nuestra Señora del Carmen.
5. El Divino Niño ubicada en las partes altas del Cerro Guaquillas.
6. Santa Rosa. Su patrona Santa Rosa de Lima.
7. La comunidad del Km 72 con su patrona La Inmaculada.

Dentro de la Jurisdicción eclesiástica Virgen de la Nube esta las instituciones educativas Julio María Matovelle, con su presencia en la Troncal gracias a la gestión del P. Remigio Romero, y el apoyo de Mons. Clímaco Jacinto Zaraús. Las unidades educativas: Miguel de Cervantes, Presidente Jaime Roldós, Luz de América, 18 de Octubre, 5 de febrero; los Colegios: Dolores Vintimilla de Galindo, y 31 de Octubre. 

Patrona

VirgenDeLaNubeTroncal

Nuestra Señora de la Nube de La Troncal.

La Primera Imagen de la Patrona fue donada por la Sra. Delia Rojas en el año 1968, dicha imagen fue venerada desde el comienzo en la anterior capilla de caña y luego trasladada al nuevo templo. Dicha imagen fue sustituida por una nueva enviada a fabricar por el P. Polibio Carrasco, en el año 2009, su veneración permanece hasta la actualidad.

Párroco:

Rvdo. P. Laudelino Paguay 

 DNK 9711
Iglesia de Cochancay
Iglesia de Cochancay
Iglesia de Gualleturo
Iglesia de Gualleturo
Iglesia de Manuel J. Calle
Iglesia de Manuel J. Calle
Iglesia de La Troncal
Iglesia de La Troncal
Iglesia de Paguancay
Iglesia de Paguancay
Iglesia de La Troncal
Iglesia de La Troncal

Próximos Eventos

Capilla Episcopal

  • Misa por los migrantes, todos los miércoles a las 16h30 (4:30 p.m.).

 

Parroquia La Catedral de Azogues

  • Todos los días desde las 7h00 a 19h00 Exposiciíon y Adoración al Santísimo Sacramento en su capilla.
  • Rosario de la Aurora el primer sábado de cada mes, por las calles de la ciudad: 5h00 (5:00 a.m.) y a continuación la Santa Misa. 
  • Misa por el Rvdo. Padre Armando Fajardo, el primer martes de cada mes a las 15h00 (3:00 p.m.).
  • Misa del jueves Eucarístico y Sacerdotal a partir de las 11h00 (11:00 a.m.).
  • Misas del Niño Manuelito: el segundo domingo de cada mes a las 11h00 (11:00 a.m.); y todos los lunes a las 19h00 (7:00 p.m.).
  • Misa del Movimiento Juan XXIII, los miercoles a las 19h00 (7:00 p.m.).
  • Misa del Movimiento Carismático Católico, los jueves a las 19h00 (7:00 pm).
  • De martes a sábado los sacerdotes de la parroquia atienden a los fieles en el sacramento de la confesión en la mañana y en la tarde. 

Nos puedes seguir en 

www.radiocatedralazogues.com

Catecismo

CATECISMO111

Santo del día

junio13

Acceso de Usuarios

descarga nuestra app

o de click Aquí

  Mons. Oswaldo Vintimilla 

V Obispo de la Diócesis de Azogues

 

 

 

 

SÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO A

 

En una sociedad utilitarista y de comercio, como es la nuestra, las cosas sólo parecen tener sentido si responden satisfactoriamente a preguntas como "¿qué saco yo con esto?" o "¿para qué sirve esto?" Lo gratuito es difícilmente comprendido.
La amistad, el juego, la fiesta, Dios, e incluso el amor, se pretende que respondan a esta especie de cuestionario obligatorio. Si no tuviesen respuesta, habría que modificar esa vivencia hasta lograrla. Sólo se legitima la existencia de lo útil o lo provechoso. Las cosas gratuitas se identifican a las que no tienen sentido, a lo absurdo. Y sentido tiene hoy lo que sirve para mi mejora material. El calificativo "amigo", por ejemplo, ha venido a significar cualquier relación, por superficial que sea, con tal que exista la posibilidad de necesitar la ayuda de esa persona. Ya no tiene lugar aquello de "compañero y, sin embargo, amigo". La amistad se convierte en agarradero para subir en la vida. El supuesto amigo debe tener amigos que, con sus recomendaciones y enchufes, faciliten su labor escaladora. Asimismo, la fiesta se convierte en mera vacación o en motivo de atracción turística. El amor sirve para tener hijos o satisfacciones de diverso tipo. El deporte se convierte en trabajo (¿Hay algo más contradictorio que hablar de un "deportista profesional"?). Todo debe servir para algo. Y no es que a las realidades antes citadas no se les pueda encontrar una finalidad, pero lo cierto es que no se definen por ello, no son instrumentales.
Sin embargo, sin comprender lo gratuito, lo que no lleva consigo una contraprestación, es imposible entender mínimamente lo que puede significar el amor que Dios nos tiene o el que se nos pide que tengamos a los demás, incluso a los enemigos. Con el amor o con Dios no se comercia, ni siquiera honradamente, como hacían los fariseos. Dios y su actuar son gracia. Múltiples los pasajes del A.T. en los que se expresa la idea de que el amor que Dios tiene a su pueblo es absolutamente inmerecido.