mapaNuestra ubicación en  mapas
           

module positions

Iglesia de San Jaciento de Suscal.

HISTORIA ECLESIÁSTICA

En la historia de Suscal sucedió que, primeramente, fue creado como Parroquia Eclesiástica y posteriormente como Parroquia civil. Según el Dr. Alberto Saquicela, en su relato del Pueblo de Suscal, nos dice que como Parroquia eclesiástica fue creada el 6 de octubre de 1844, cuando estuvieron presentes desde años atrás los religiosos de la comunidad de los padres Dominicos como doctrineros; y, por esta razón, la bautizaron con el nombre de “San Jacinto”, uno de los Santos de la comunidad religiosa. El primer párroco fue Fray Antonio Bravo, como se puede constatar en los archivos del Tomo I del Libro de bautizos. La Parroquia recientemente creada comprendía todo lo que hoy corresponde las parroquias de General Morales, Chontamarca, Manuel de J. Calle y La Troncal. Sus fiestas patronales se celebran el 16 de agosto.

EL ASIENTO PARROQUIAL Y LA HISTORIA DE LOS TEMPLOS DEL ANTIGUO SUSCAL

El primer asentamiento y su centro Parroquial estaba ubicado en lo que hoy se denomina “Suscal Viejo”, el mismo que está situado a menos de un Kilómetro de la antigua vía Durán-Tambo.

Durante el transcurso de la historia de Suscal Viejo, se construyeron tres templos. El primero construido de madera en los años 1844-1850, en la administración de los padres Antonio Bravo y Fermín Palacios, dicho templo se incendió. Posteriormente un segundo templo fue construido en los años 1906 a 1910, por los sacerdotes Eulogio Astudillo y Daniel Cevallos, un fuerte temporal terminó arrasándolo un 15 de agosto de 1915. El tercer templo se construye entre 1916 y 1917 en la administración del P. Gabriel Barreto, quien recibió órdenes de Monseñor Manuel Polit

Patrono

SanJacintoSuscal

San Jacinto de Suscal

 

 

Párroco:

Rvdo. P. Carlos Sacta 

 
Iglesia Central de Cañar
Iglesia Central de Cañar
Iglesia de Chontamarca
Iglesia de Chontamarca
Iglesia de Chorocopte
Iglesia de Chorocopte
Iglesia de Honorato Vazques
Iglesia de Honorato Vazques
Iglesia de Ingapirca
Iglesia de Ingapirca
Iglesia de Socarte
Iglesia de Socarte
Iglesia Suscal
Iglesia Suscal
Iglesia de El Tambo
Iglesia de El Tambo

Próximos Eventos

Capilla Episcopal

  • Misa por los migrantes, todos los miércoles a las 16h30 (4:30 p.m.).

Parroquia La Catedral de Azogues

  • Todos los días desde las 7h00 a 19h00 Exposiciíon y Adoración al Santísimo Sacramento en su capilla.
  • Rosario de la Aurora el primer sábado de cada mes, por las calles de la ciudad: 5h00 (5:00 a.m.) y a continuación la Santa Misa. 
  • Misa por el Rvdo. Padre Armando Fajardo, el primer martes de cada mes a las 15h00 (3:00 p.m.).
  • Misa del jueves Eucarístico y Sacerdotal a partir de las 11h00 (11:00 a.m.).
  • Misas del Niño Manuelito: el segundo domingo de cada mes a las 11h00 (11:00 a.m.); y todos los lunes a las 19h00 (7:00 p.m.).
  • Misa del Movimiento Juan XXIII, los miercoles a las 19h00 (7:00 p.m.).
  • Misa del Movimiento Carismático Católico, los jueves a las 19h00 (7:00 pm).
  • De martes a sábado los sacerdotes de la parroquia atienden a los fieles en el sacramento de la confesión en la mañana y en la tarde. 

Nos puedes seguir en 

www.radiocatedralazogues.com

Catecismo

CATESISMO87

Santo del día

junio18

Acceso de Usuarios

descarga nuestra app

o de click Aquí

  Rvdo. P. Edgar Fajardo 

Párroco de "San Pedro de Chorocopte" - Cañar

 

 

 

 

XI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Ciclo C - 16 de Junio del 2019 - N.70

 

Siempre, pero especialmente en esta fiesta de la Santísima Trinidad, toda la liturgia está orientada al misterio trinitario, manantial de vida para todo creyente. "Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo": cada vez que proclamamos estas palabras, síntesis de nuestra fe, adoramos al único y verdadero Dios en tres Personas. Contemplamos con estupor este misterio que nos envuelve totalmente. Misterio de amor; misterio de santidad inefable. Este domingo la liturgia propone a nuestra consideración el misterio de la Santísima Trinidad. Aunque el tema nos puede sonar difícil y distante, tenemos que reconocer que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nos acompañan a lo largo de nuestra vida; empezamos y terminamos las actividades diarias “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”; los invocamos cuando vamos a emprender un viaje y cuando tenemos que enfrentar una dificultad. Nuestra vida como cristianos está marcada por esta invocación. Igualmente, la Trinidad es la esencia de la vida sacramental, pues pronunciamos su nombre al derramar el agua bautismal, también cuando somos “confirmados” y en la eucaristía, está presente en la administración de todos los sacramentos.

¿Qué queremos significar cuando usamos la expresión “Santísima Trinidad”? Queremos decir que en la unidad de Dios hay tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; de esta manera podemos afirmar que el Padre es Dios, el Hijo es Dios, y el Espíritu Santo es Dios; sin embargo, no hay tres Dioses sino uno solo aunque nuestra mente humana no pueda agotar todo el misterio. En los escritos sobre la Santísima Trinidad se suele repetir una anécdota que se atribuye a San Agustín. Cuenta esta tradición que Agustín pasaba largas horas junto al mar y allí reflexionaba sobre los misterios de nuestra fe. Un día vio que un niño había hecho un hueco en la arena y trataba de recoger en él el agua del mar. Agustín sintió curiosidad y le preguntó qué hacía. El niño le dijo que quería pasar toda el agua del mar a ese agujero. Ante semejante explicación, Agustín sonrió y dijo que era imposible. El niño le respondió que era más fácil lograr ese objetivo que tratar de comprender el misterio de Dios, que era el intento de Agustín.

Al concluir esta meditación en la fiesta de la Santísima Trinidad, acerquémonos confiadamente a Dios ya que hemos sido creados a imagen de Dios, asumamos la tarea de hacer presente en la sociedad la unidad y la comunidad; que el Dios Trinitario sea una inspiración para nuestro actuar.

María, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, que fuiste coronada y exaltada en el cielo por las tres divinas personas, sostennos en el servicio a Dios y a nuestros hermanos.